La ortodoncia es la especialidad de la odontología que se encarga del estudio, prevención, diagnóstico, intercepción y tratamiento de las anomalías de forma, posición, relación y función de las estructuras dentomaxilofaciales. Alteraciones que generan la ausencia de una correcta relación entre los dientes y/o las bases óseas que los sustentan. Dando origen a lo que se conoce como maloclusión.

Los dientes en mala posición son difíciles de mantener limpios, corriendo riesgos de daño o pérdida precoz debido a caries y enfermedad periodontal. Estos puedan generar además contactos prematuros e inestabilidad oclusal, provocando una alteración de la posición mandibular ideal, y con ello sobrecarga en el sistema conformado por la triada dientes, musculatura cráneo-cervico-mandibular y la articulación temporomandibular (ATM). Sobrecarga que puede traducirse finalmente es dolores de cabeza, cuello, hombros y espalda, problemas articulares y/o desgaste dentario.

La corrección de la posición de los dientes y la de las bases óseas, si el caso así lo amerita (a través de procedimiento quirúrgico asociado), permitirá obtener un adecuado balance del tercio inferior de la cara y así lograr tanto una estética como función adecuadas.

Antiguamente se pensaba que los tratamientos de ortodoncia eran exclusivamente para los niños; sin embargo, hoy en día se sabe que pueden realizarse a cualquier edad consiguiendo excelentes resultados. También se cree equivocadamente que son tratamientos que tienen como objetivo mejorar solamente la estética, pero realmente los tratamientos de ortodoncia van más allá de eso, ya que consiguen mejorar además la función y desde luego la salud.

Es importante recalcar que para poder ser sometido a un tratamiento de ortodoncia el paciente debe presentar buenas condiciones de higiene oral y encontrase libre de caries y enfermedad periodontal.
 
CASO CLINICO 1: Clase II esqueletal y dentaria.
   
CASO CLINICO 2: Clase I esqueletal y dentaria.
   
CASO CLINICO 3: Mordida cruzada bilateral.